Lecciones Aprendidas de una Pandemia

por Pastora Yanira Lopez

Salmo 56:9

Cuando yo te pida ayuda, huirán mis enemigos. Una cosa sé: ¡Dios está de mi parte

Quiero comenzar esta reflexión de una manera diferente, hablando primeramente de las cosas que no sabemos, y que causa incertidumbre en nuestros corazones.

  • ¿Cuánto falta para que esta crisis termine? NO LO SÉ
  • ¿Cuántas personas más morirán? NO LO SÉ
  • ¿Cuándo van a comenzar a descender los contagios en todo el mundo? NO LO SÉ
  • ¿Cuándo vamos a volver a nuestra vida “normal” sin cuarentena? NO LO SÉ
  • ¿Cuándo encontraran una vacuna o un antídoto para este virus? NO LO SÉ
  • ¿Vendrá una segunda ola del covid-19? NO LO SÉ

Verdaderamente hay muchas cosas más sobre esto que estamos enfrentando en el mundo que no sabemos las respuestas, pero en medio de toda esa incertidumbre hay una cosa que SI lo sé, y por eso puedo decir en este día que Dios es el que nos cuida.

Pero quiero que meditemos en las lecciones aprendidas en este tiempo, “aparte de que los pastores y el equipo  pastoral  hayan aprendido a estar frente a una cámara  por varios domingos frente a unas sillas vacías, confiando en que los verdaderos discípulos se conectarían para poder ansiosos escuchar la palabra de Dios y poder nutrirse.” J o alguien que no conoce de Dios, este evangelio los alcanzara Y que Marcos e Iris se hicieran expertos en la tecnología para transmitir y llegar hasta sus hogares y que muchas veces teníamos apuros y orando a Dios que funcione Señor, que funcione lo digo en mis propias palabras. Confiando en que alguien más de nuestros hermanos en sus casas, estaría orando para que todo esto saliera bien.

Esto es nada mas como una anécdota, pero vamos a lo importante.

¿Qué lecciones pudiéramos haber aprendido?  Quizá usted se hará esta pregunta y quizá habrá aprendido otras cosas, sin duda hemos aprendido lecciones que  generarán cambios positivos.

Lección #1

Hemos aprendido ¡QUE DIOS ESTÁ CON NOSOTROS…!

La traducción Nueva Versión Internacional (NVI) lo dice de la siguiente manera: Salmo 56:9 «Cuando yo te pida ayuda, huirán mis enemigos, una cosa sé: ¡Dios está de mi parte!«

Esto verdaderamente es algo maravilloso que nos debe llenar de paz y de esperanza, pues aun en medio de tanta incertidumbre, aun en medio de tanta angustia, podemos sentirnos confiados que Dios está de nuestra parte, que hoy cuando más lo necesitamos, podemos contar con él, Y SI DIOS ESTA DE MI PARTE, SIGNIFICA QUE:

AUNQUE ANDE EN VALLE DE SOMBRA DE MUERTE, NO TEMERÉ MAL ALGUNO (SALMO 23:4)

SOMOS OVEJAS AL CUIDADO NUESTRO PASTOR JESUCRISTO

La expresión “sombra de muerte” es en hebreo la palabra «Tsalmavet». La cual puede significar también, calamidad, densa oscuridad y tumba. David recordaba sus tiempos de pastor de ovejas en los cuales tenía que caminar por esos oscuros y peligrosos lugares en los cuales era muy común encontrar osamentas de animales y de personas que habían muerto en él camino.

Pero él sabía que aún en esos lugares de oscuridad y de muerte, Dios estaba con él, no iba caminando solo, él iba bajo el cuidado de Dios, él se sentía como una oveja al cuidado de su pastor. Nosotros hoy vamos por él mundo que se ha convertido en un “tsalmavet”. Un valle de sombra de muerte, un lugar de calamidad.

Pero sabemos al igual que David que no vamos caminando solos, Él Señor está con nosotros, Él Señor cuida de nosotros. Su presencia nos infunde aliento para seguir adelante.

Esto significa que Dios nos protege como dice en (ISAÍAS 31:5) Que como un ave que revolotea alrededor del nido para proteger sus polluelos de Igual manera lo hace Dios por su pueblo.

Nuestra vida está protegida por Dios pero ¿qué protección pueden ofrecer contra una enfermedad, contra una pandemia, contra un virus microscópico? Por eso si Dios es por mí, yo puedo confiar que sobre mi vida está el máximo nivel de protección que es la protección de Dios. La palabra de Dios dice que El es escudo alrededor de su pueblo.

En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan.

Así como lo dice él versículo que hemos leído, Dios a su pueblo, LO AMPARA, LO LIBRA, LO PRESERVA Y LO SALVA Y LO PROTEJE. La pregunta que debemos hacernos cada uno de nosotros es: ¿Lo creemos?

Lección # 2

Hemos aprendido a tener paciencia y a aprovechar mejor el tiempo que Dios nos regala.

Noé y su familia fueron las personas que estuvieron mucho más tiempo en confinamiento y no se quejaron. Ellos estuvieron 370 días en cuarentena. Dios le cerró la puerta del arca no fue el, solamente le dejo una ventana en la parte de arriba para que lo único que pudiera hacer fuera mirar hacia arriba, hacia el cielo hacia el trono de Dios. A Noé y su familia le debemos que la raza humana no fuera extinguida. Porque obedeció a la vos de Dios. Por 120 años predicó Noé a una generación perversa e incrédula, yo creo que hacían burla de él, pero eso no lo detuvo para hacer lo que Dios le había pedido construir un arca para que él y su familia se salvaran, no fue el arca de Noé fue el arca de Dios fue lo que Dios proveyó para salvación de la destrucción. Noé tuvo paciencia en aquel confinamiento creo que, en lugar de quejarse, oraban tenían sus devocionales y yo no creo que tuviera las comodidades que nosotros tenemos, parecía una jungla con el balido, alarido, rugido y todo el ruido que los animales hacían y aparte el olor que estos producían en ese lugar J Hemos aprendido a poder esperar con gozo hasta que Dios diga: ahora es el tiempo

A lo largo de los meses que él estuvo allí cuando salió encontró un mundo totalmente diferente. Creo que no supo en qué lugar el arca toco tierra, pero se detuvo en el lugar que Dios quiso y lo primero que hizo Noé al salir del arca fue hacer un altar a Dios y darle gracias a El por haber preservado su vida y la de su familia. Y a Dios le agrado tanto el aroma de ese altar que hizo un pacto con Noé de no destruir el mundo nunca más con agua.  Y salió aquel arco iris de Dios como señal de ese pacto.

Otra persona que estuvo confinado por algún tiempo fue David, cuando anduvo huyendo de Saúl.  Ese tiempo de confinamiento de David fue como un campo de entrenamiento para él y sus valientes porque de allí salió para ser rey de Israel. 1 Samuel 22:1

Después de este confinamiento. ¿Cómo saldremos nosotros? ¿Cumpliremos el propósito de Dios? ¿Sera nuestro corazón conforme al corazón de Dios?

Nada de lo que sucede es una casualidad, todo está bajo el estricto control de Dios. A través de esta situación hemos aprendido a confiar en Dios.  Yo he visto en este tiempo el cuidado de Dios para cada uno de nosotros, lo necesario no nos ha faltado.

Y con el tiempo que Dios nos da si antes no leímos la biblia porque no teníamos tiempo ahora hemos tenido tiempo de sobra, si antes no orábamos por falta de tiempo ahora hemos tenido mucho tiempo, y podemos hacer una conclusión personal que nos permita corregir nuestra determinación de practicar las disciplinas cristianas.

Lección # 3

Otra lección que hemos aprendido es que Dios nos ha recordado que El es soberano y que él puede poner el mundo en “silencio, detenerlo en un momento para llamarnos la atención, que El pude detener las cosas que el mundo idolatra, cuando él quiere y nadie se mueve.  Con razón dice la palabra que ni un pajarillo cae a tierra sino es por su voluntad. San Mateo 10:29.

Creo que esto es que estamos viviendo es como una probadita de las cosas que están por venir, porque de acuerdo a Lucas 21: 7-19 todo esto tiene que acontecer antes del regreso del Señor Jesús vendrá a esta tierra de una forma visible, porque la primera vez que vino a este mundo llego sin hacer mucho ruido que ni aun Herodes sabía que había nacido al lado de su palacio.  Pero la segunda vez cuando el aparezca en las nubes con sus santos ángeles todo ojo le vera y se inclinaran ante Él y le adoraran.

Dios nos quiere recordar que no nos debemos acomodar a este mundo.  Porque de acuerdo a la Palabra de Dios no somos de este mundo, somos peregrinos y vamos de paso.

Hermanos y hermanas, espero en Dios que todo lo que estamos viviendo de alguna forma nos ayudara para bien.

Conclusión:

28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen[a] para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. (ROMANOS 8:28)

 Esto es lo que sabemos, aunque no comprendamos cómo, pero lo sabemos y lo creemos. Que aún esta pandemia de alguna manera nos ayudará para bien en nuestra vida. ¿Cómo lo hará Dios? No lo sabemos, solo sé lo que nuestro Señor Jesucristo dijo en un momento en el cual todo parecía perdido, donde parecía que No había ya esperanza (Juan 11:40) « ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?«

Dios nos ayude a extender nuestros linderos, a vivir como dijo el Pastor Carlos Jr. En su predicación recordándonos para quien debemos vivir, 21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Ya nos dimos cuenta que no necesitamos mucha ropa, ni muchos zapatos, ni mucho de lo material. Lo que necesitamos es vivir para Cristo. Lo demás viene por añadidura. ¡Dios les bendiga!

One thought on “Lecciones Aprendidas de una Pandemia”

  1. gracias palabras savias cuan bello es nuestro creador el cual nos reargulle en lo mas profundo a ser pacientes y sobre todo a depender de El y nada ni aun una tilde pasara si no es por su voluntad debemos entregarnos sinceramente a poner en practica la palabra de Dios cada enseñanza y a confiar plenamente en El no somos nada si no cambiamos nuestra vieja manera de pensar y que Dios quite de nozotros todo argumento carnal y el ponga en nosotros el pensar y actuar de acorde a su palabra entendiendo que el morir en nuestro argumentos y vivir con la mente de Cristo aprendiendo de esta cuarentena a cido para tener mas comunion con Cristo y en El estaremos seguros para homrra y gloria de Dios alabado sea su nombre amen y amen .

Comments are closed.